¡Un día como hoy cerró sus puertas el coloso de la colonia Narvarte!

Por: Héctor “Chapis” Sánchez

El 1ro de junio del año 2000 cayó el out 27 para el parque de pelota de la capital, el más emblemático y anecdótico escenario, testigo de los grandes llenos y las grandes batallas de la guerra civil, los Rojos del México y los Tigres Capitalinos. El inmueble ubicado en Av. Viaducto Miguel Alemán esq. con Av. Cuauhtémoc en la colonia Narvarte abriría sus puertas el 8 de marzo de 1955, para dar el banderazo a una historia de 45 años que encierra, los gritos, la euforia y la tradición de un ciudad que le ha recriminado hasta la fecha el haber cerrado sus puertas para siempre.

Un escenario que fue construido sobre el terreno que guardaba aún más historia, la del parque Delta, un parque hecho de madera y que sería el pilar de nuestra pelota, así es que el “Coloso de la colonia Narvarte” jamás se separó de ese vínculo con la historia labrando su propia esencia, que sin duda será irrepetible.

 

 

 

El parque del Seguro Social guardaba entre sus cuatro paredes, grandes atrapadas, lances, batazos, campeonatos, broncas, historias de niños que hoy son grandes amantes del béisbol, historias de amigos, historias de amor que se encontraron en sus gradas, historias de sonrisas, porras y por qué no, de grandes mentadas que desahogaban el alma. Incluso, el parque del Seguro también encerraba una historia tétrica al convertir sus 400 pies por el jardín central en la morgue más grande de la ciudad durante los días posteriores al terremoto de 1985.

 

 

El último juego disputado en este legendario lugar, no podría ser diferente, un juego entre las novenas capitalinas más odiadas y antagónicas que al mismo tiempo llenaban de vida y folklor al béisbol de nuestra ciudad, curioso juego pasado por agua, oficialmente duraría 3 hr 46 min, con 55 minutos de interrupción, debido a las fechorías del dios Tláloc, se negaba a morir, así es que sus luminarias se apagarían pasando la media noche, el 2 de junio del año 2000.