¡Se olvidan de la sana distancia y se arman los empujones!

Por: Héctor “Chapis” Sánchez

Este año se ha convertido, sin duda, en una cacería de brujas contra los Astros de Houston, luego de que se hizo pública la manera en la que robaron las señales de sus rivales durante el 2017, año en el que conquistaron la Serie Mundial, en opinión de muchos de manera sucia.

Luego del incidente entre Joe Kelly y Carlos Correa, en el que hubo una sanción de 8 juegos que fue apelada por el lanzador de los Dodgers, el día de hoy los problemas con los Atléticos de Oakland llegaron casi a los golpes, después de que el jardinero de la República Dominicana, Ramón Laureano recibiera par de pelotazos en el encuentro.

Luego de que el caribeño llegó a primera base se comenzó a hacer de palabras con algunos miembros del dugout de los Astros, principalmente con el Coach de bateo, Alex Cintrón que después de decirle un par de linduras provocaría que el pelotero de los A’s se le fuera con furia encima, sin embargo, por fortuna fue tacleado por algunos peloteros que estaban cerca impidiéndole cumplir con su cometido.

Acto seguido las bancas de las dos novenas se vaciaron tratando de separar a los más calentitos y evitar que esto se fuera a mayores. Pese a lo brevedad de esta campaña 2020, al parecer los Astros seguirán caminando una pesada cuesta arriba batallando con la sed de venganza.