¿REPORTERO, REPORSELFIE O REPORFAN?

Por Daniel Gru Carbajal

En los últimos meses se ha hablado y escrito mucho sobre estas etiquetas que se le da a las personas acreditadas como prensa en el béisbol. Puedo decir que un “reporfan” o “reporselfie” es una persona que es acreditada por alguna organización y su principal objetivo es tomarse selfies o conseguir autógrafos de los jugadores e invitados especiales que asisten a los juegos de pelota o simplemente tener un boleto seguro para toda la temporada.

Muchas son las críticas que reciben estas personas de aficionados o inclusive de otros reporteros, no sólo por estas acciones sino también por no pertenecer a alguno de los medios tradicionales como televisión, radio o periódicos. Como si estos medios dedicaran mucho tiempo o páginas a la difusión del rey de los deportes.

Pero, ¿hasta dónde se puede pasar por alto estas acciones? Y no me refiero sólo a los autógrafos y fotos en el campo con jugadores sino también a las críticas de otros reporteros. Creo, desde mi humilde trinchera que tendríamos que analizar el resultado final de esa cobertura o visita al estadio. Y por resultado final no me refiero a qué tan técnico o serio fue el reportaje y la nota, o a qué tan sin sentido pueda resultar el material publicado para algunos.

La forma en cómo las personas ven un deporte o entretenimiento está cambiando, y el béisbol no puede quedarse estancado en la forma en que se cubre o se le da difusión a este bello deporte. Y en este punto es dónde me atrevo a preguntarte: ¿Qué aporta más? ¿Sentarte todo el juego a llevar la anotación y hacer una nota con santo y seña de los detalles del partido o a lo mejor tomar 100 fotografías de los jugadores en acción y que sólo se publiquen máximo 5 si bien nos va? o ¿hacer un video más ameno, divertido con alguna historia chistosa, a lo mejor involucrado a las personas que asistan al estadio o inclusive a los mismo jugadores?

Si me lo preguntan, DEPENDE ¿De qué depende?, del objetivo de ese resultado final: ¿Informa? ¿Le interesa a alguien ese contenido? ¿Alguien está aprendiendo con ese contenido? o ¿sólo se hace porque hay que hacerlo para vender una marca o a lo mejor sólo se hizo porque hay que hacerlo para que me sigan acreditando la siguiente temporada? Creo que ahí está la parte importante de todo: ¿Aporta o no aporta al béisbol?

Por supuesto que veo mal que sólo vayan a tomarse fotos o a pedir autógrafos pero también creo que está mal que sólo el beisbol profesional tenga cobertura y que pretendan que todo sea serio y con muchos tecnicismos. ¡EL BÉISBOL ESTÁ EN CRISIS SEÑORES! Desde cualquier lado que lo quieran ver y hay que hacerle promoción, invitar a que las personas vayan, a que los niños jueguen. La población de las ligas infantiles cada vez es menor y mientras más niños se inscriban a las ligas, mayor será la cantidad de personas en un estadio de béisbol profesional y no sólo eso, mayor será la cantidad de prospectos para los equipos.

También tenemos que ser sinceros, el béisbol no es el deporte más popular del mundo. Sólo basta con ver estas estadísticas de intereses de Google para ver esta crisis de la que les hablo. Se compararon los intereses de búsqueda de 3 deportes en los últimos 12 meses y 5 años en México. Los porcentajes del béisbol en su punto más alto llegan al 15% y sólo en época de Serie Mundial.  Y si nos enfocamos únicamente en la Ciudad de México sólo el 6% del interés del gente va a el béisbol.

Números desde mi punto de vista, que reflejan un realidad más preocupante de lo que puede aparentar la situación actual y es por eso que debemos de dejar de ser excluyentes y empezar a ser incluyentes en todos los aspectos. Aceptemos las nuevas formas de comunicar y aceptemos a los aficionados nuevos aunque sólo sepan que es una bola y un strike, si bien nos va.

Ambas partes se necesitan, la parte seria y el análisis estricto pero también hay que contrastarla con lo divertido y ameno, siempre y cuando sume para atraer mas personas a este deporte.  Hay públicos para todos, el aficionado puro que le gustan los números y las estadísticas, que le gusta elaborar teorías del porqué el equipo va bien o mal. El aficionado que sólo le basta con saber si su equipo ganó o perdió. Y el aficionado que le gusta sólo por diversión porque se la pasa bien con su familia y amigos.

No seamos tan estrictos en juzgar, el béisbol nos necesita unidos, como dice el juramento deportivo del béisbol: “Me esforzaré por ganar, pero gane o pierda, siempre haré lo mejor que pueda”. Hagamos lo mejor que podamos, como equipo, para ver llenos los estadios y los campos de béisbol en México.