¡Kershaw lució intratable en la primera victoria de los Dodgers!

Por: Roberto G. Ortiz

Gracias a una sólida apertura del as texano, Clayton Kershaw y una poderosa ofensiva del equipo californiano, los Dodgers de Los Ángeles vencieron a las Rayas de Tampa Bay, por un marcador de 8-3, en el juego uno de la Serie Mundial.

A pesar de los fantasmas que acechan a los Dodgers, por viejas derrotas en postemporada, el manager Dave Roberts se decidió por Clayton Kershaw para abrir el primer juego de la Serie Mundial, mientras que el timonel de Tampa Bay, lanzaría a Tyler Glasnow, al montículo de las responsabilidades.

Ambos lanzadores se enfrascarían en un duelo de pitcheo que duró tres entradas, en donde lucían las rectas de 99 mph de Glasnow y el slider asesino de Kershaw en el Globe Life Field de Arlington, Texas.

Fue en el cuarto episodio, cuando Cody Bellinger le puso números al marcador, conectando tremendo estacazo de cuatro esquinas, con Max Muncy en los senderos, poniendo así la pizarra 2-0.

Sin embargo, Tampa Bay respondería rápidamente el ataque de los Dodgers, pues Kevin Kiermaier, lastimó a Kershaw con sólido cuadrangular solitario, acercándose Rays a la pizarra 2-1.

En el quinto capítulo, la ofensiva de los dirigidos por Roberts, se desató con un rally de cuatro carreras, haciéndole daño al abridor Tyler Glasnow y a los relevistas Ryan Yarbrough y Josh Fleming; los Dodgers ponían la pizarra 6-1 y se encaminaban a su primera victoria en la Serie Mundial.

Para evitar un desgaste de su pitcher estelar,  Dave Roberts trajo al montículo a Dylan Floro, quien sólo lanzó un tercio de entrada, permitiendo dos imparables y dejando a dos corredores en las bases, que a la postre se convertirían en carreras; los Rays, ponían la pizarra 8-3 y parecía que tenían oportunidad de acercarse al marcador, sin embargo, el timonel de los californianos, trajo al nayarita Víctor González, que aunque recibió par de imparables, logró mantener a raya los maderos de sus rivales, terminando la entrada con una doble matanza,  llevándose una candente línea a puro reflejo.

 

El triunfo del encuentro fue para Clayton Kershaw, quien lanzó seis episodios, permitiendo sólo una carrera y dos imparables, pero recetando ocho chocolates, lo que le permitió llegar a un total de 200 ponches en postemporada. La derrota la sufrió Tyler Glasnow, lanzando cuatro entradas y un tercio, permitiendo seis carreras y tres imparables.

El día de mañana, Dodgers y Rays se enfrentarán en el segundo juego de la serie, teniendo como abridores a Tony Gonsolin y Blake Snell, respectivamente.